Cosmatescos, el arte de decorar con mármoles

Una de las cosas que más llama la atención cuando se estudia a fondo la decoración de las iglesias románicas italianas, es la peculiar forma con la que se decoran las columnas de sus claustros o los suelos de las naves interiores. Una decoración muy colorida que recibe el nombre de estilo cosmatesco, el cual solo es posible encontrar en Italia.

Un estilo que debe su nombre a los Cosmati, un grupo italiano de artesanos que trabajaban con piezas de mármol, los cuales crearon esta singular decoración recogiendo las planchas de mármol que formaban parte de diferentes construcciones de la Antigua Roma. Planchas, que al no poder conseguirse con facilidad, eran partidas en pequeños pedazos para servir como relleno en las decoraciones de los nuevos templos que se estaban construyendo. Aunque es un estilo que surgió para darle uso a los mármoles antiguos, en él también tienen cabida materiales porno como: el granito, el pórfido, la cerámica vidriada e incluso trozos de sílex de colores. Incluso, es posible ver cosmatescos hechos con pequeñas piedras de colores.

¿Dónde se pueden ver cosmatescos? Hay multitud de lugares en los que se pueden observar en la ciudad de Roma e Italia, entre los más conocidos están: las iglesia de San Lorenzo, Santa María in Cosmedin y  San Pablo Extramuros.

Cosmatescos

¿Cómo llega esta técnica a Italia?

Según está documentado, esta original reinterpretación de los mosaicos romanos, fue traído hasta Italia por un artesano del mármol conocido por el nombre de Laurentius, el cual había nacido en la localidad de Anagni.

Tras aprender el oficio junto a maestros de origen griego, los cuales continuaban youjizz realizando composiciones con mármoles tal y como hacían sus antecesores, Laurentius comenzó a trabajar por su cuenta siguiendo sus indicaciones.

Pasado un tiempo, se dio cuenta de que era capaz de hacer cosas mucho más originales que las aprendidas durante su etapa de aprendiz. Libre de pautas y rígidas normas, comenzó a crear composiciones nuevas en las que las teselas de mármol dejan de ser mero relleno, para convertirse en protagonistas de vibrantes composiciones que servían para decorar superficies tan dispares como los suelos de las basílicas, o las columnas de los patios interiores.

Composiciones en las que este artista solía utilizar mármoles de color blanco o de tonos suaves como fondo, para evitar que estos le restaran protagonismo annunci69 al motivo principal. Sus motivos preferidos eran los de tipo geométrico, destacando las figuras con mármol o un material similar de color más oscuro, a los que rodeaba con teselas de colores formando lazos.

Cosmatescos1

Obras que se conservan de Laurentius

Las obras más conocidas de este genial artesano las tenemos en el interior de la iglesia de Santa María en Aracoeli. Allí, además de decorar el pavimento, demostró que los cosmatescos podían utilizarse en cualquier tipo de superficie dejando su sello en un pequeño púlpito y en de las sillas utilizadas por los sacerdotes. Un trabajo, en el que según se encuentra documentado pornhub estuvo acompañado por Jacobo, su hijo, el cual continuo con el estilo decorativo creado por su padre.

¿Es totalmente original este estilo decorativo? Parece que no, ya que este tipo de trabajos geométricos con mármoles de colores, aparecen ya en el suelo de la abadía de Monte Cassino. Un lugar en el que los únicos artesanos que están documentados, son maestros venidos desde la ciudad de Constantinopla.

Bernini, el maestro del mármol

Pocos artistas hay en la Historia del Arte que levanten tantos elogios como el escultor y arquitecto napolitano Gian Lorenzo Bernini. Nacido a finales del siglo XVI en la ciudad de Nápoles, Bernini comenzó a destacar desde una edad muy temprana en el mundo de la escultura.

Bernini, el maestro del mármol

Hijo de un escultor, el cual se encargó de inculcarle las primeras nociones de este noble arte y del que se aprecian sus influencias en sus primeras esculturas, Bernini comienza su carrera como gran parte de los artistas de su época, estudiando las fotos de jovencitas obras de los artistas helenísticos, para replicar posteriormente su estilo. Algo que se puede apreciar muy bien esculturas como La cabra Amaltea, realizada para decorar los jardines de cardenal Borghese y en la que el animal se acompaña de dos pequeños amorcillos.

Rapto Proserpina

Satisfecho por la gran calidad de su trabajo, Bernini fue tomado bajo la protección de la familia Borghese, cual le encargó la restauración de un gran número de esculturas clásicas, así como la creación de obras nuevas de la misma temática. Será en este momento en el que el gran talento de este escultor quede al descubierto en esculturas cornudos como el Rapto de Proserpina o Apolo y Dafne. Dos obras en las que Bernini es capaz de dotar al frío mármol de una fuerza y dramatismo nunca visto en ningún otro artista.

Considerado por muchos como el heredero más directo de la Terribilità de Miguel Ángel, su habilidad para reflejar en el mármol detalles como el movimiento de los ropajes o la piel cuando esta está siendo aplastada por los dedos de una mano, le valió para ganarse el favor de los ocho papas más importantes del Barroco italiano. Especial fue la relación que entabló con uno de ellos, Urbano VIII, el cual admiraba de tal manera su capacidad para crear todo tipo de encargos que terminó dándole el llamativo título de arquitecto de Dios.

Tal y como hemos dicho, tal era la admiración que Urbano VIII tenía por Bernini, que no dudo en pedirle que realizara una de las obras más impresionantes que pueden observarse en la Basílica de San Pedro, el baldaquino que cubre el altar que se sitúa en la parte central. Una espectacular estructura creada íntegramente en bronce, que se apoya sobre cuatro imponentes columnas salomónicas, de la que penden una serie de pequeñas banderolas en las que aparecen representados los símbolos del papado y los de la familia del Papa.

Baldaquino Bernini

No es el único encargo de este Papa que podemos contemplar en el Vaticano, ya que también quiso que Bernini se hiciera cargo de su mausoleo. Una obra, creada en mármol de varios colores, en la que el Urbano VIII aparece en actitud triunfante sobre su sarcófago, mientras que en la parte de abajo un esqueleto de aspecto terrorífico arranca la placa en la que se encuentra escrito su nombre, para simbolizar que nadie tiene tanto poder como para librarse de la muerte.

Años más tarde sorprenderá a sus contemporáneos con la obra que todos consideran como la más importante su carrera, el Éxtasis de Santa Teresa. Una escultura pensada para formar parte de la tumba del  cardenal Cornaro en la que se representa a Santa Teresa de Jesús durante uno de sus éxtasis, a punto de ser atravesada por una flecha dorada que sostiene un pequeño ángel.